FUNDACIÓN SANTUARIO AKUMAL
¿Por qué no debemos humanizar a los animales?
No los tratemos como pequeños humanos

¿Por qué no debemos humanizar a los animales?

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Cuidar de un animal no es una tarea sencilla; ya sea una mascota doméstica, exótica y sobre todo un ejemplar de vida silvestre, requieren de un cuidado especial. No solo se les alimenta, también necesitan de un espacio adecuado dependiendo de su especie, atención médica y formar un vínculo con su cuidador.

La forma en la que se genera el vinculo con el ejemplar es una línea muy delgada, y en ocasiones los seres humanos tendemos a confundir el trato digno de un animal, con la idea de transferir nuestras propias ideas morales y comportamientos a nuestros compañeros animales.

Desafortunadamente, la mayoría de los ejemplares que han sido donados a Akumal Monkey Sanctuary & Rescued Animals sufren las consecuencias de los tratos inadecuados que les fueron brindados por sus antiguos cuidadores.

La humanización en un animal puede causarle un daño severo, el trato que tengamos hacia ellos determina la conducta del ejemplar. El sobreprotegerlos, consentirlos, vestirlos, comprarles juguetes, proporcionarles alimentos que no son propios de su dieta natural y tratarlos como humanos sin medir las consecuencias, puede volver al animal dependiente e inhibir la forma en la que naturalmente estos expresan su comportamiento.

[/vc_column_text][vc_single_image image=”1598″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_column_text]

Es muy importante crear conciencia en este tema por respeto a los animales, se debe evitar modificarles su conducta natural, recordando que somos especies diferentes y cada uno tenemos hábitos distintos. Al influir y alterar su comportamiento, hacemos más difícil la rehabilitación o reintroducción a su entorno natural.

Como consecuencia, estos ejemplares pueden ser desplazados por los de su misma especie debido a su humanización, por lo que, en Akumal Monkey Sanctuary & Rescued Animals trabajamos con diversas técnicas y procesos de aprendizaje, brindándoles estímulos con el objetivo de que expresen sus conductas naturales.

Uno de los casos más importantes de nuestros ejemplares es el de Charly (mono capuchino), no sabía trepar, no usaba su cola y se la pasaba sentado en el piso; al ser un primate la especie normalmente se encuentra en las ramas de los árboles.

La sobre atención repercutió en su comportamiento, generándole inseguridad y desconfianza. Con paciencia, enriquecimiento ambiental, entrenamiento y sobre todo la integración con otros monos de su misma especie, poco a poco Charly recuperó el comportamiento natural de un mono.

[/vc_column_text][vc_raw_html]JTNDZGl2JTIwY2xhc3MlM0QlMjJ5dC13cmFwcGVyJTIyJTNFJTBBJTNDZGl2JTIwY2xhc3MlM0QlMjJ5dC1jb250YWluZXIlMjIlM0UlMEElM0NpZnJhbWUlMjB3aWR0aCUzRCUyMjU2MCUyMiUyMGhlaWdodCUzRCUyMjMxNSUyMiUyMHNyYyUzRCUyMmh0dHBzJTNBJTJGJTJGd3d3LnlvdXR1YmUuY29tJTJGZW1iZWQlMkYwYmNmUjE2VzNIdyUyMiUyMGZyYW1lYm9yZGVyJTNEJTIyMCUyMiUyMGFsbG93JTNEJTIyYXV0b3BsYXklM0IlMjBlbmNyeXB0ZWQtbWVkaWElMjIlMjBhbGxvd2Z1bGxzY3JlZW4lM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMEElM0MlMkZkaXYlM0UlMEElM0MlMkZkaXYlM0U=[/vc_raw_html][vc_single_image image=”1599″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_column_text]

Fuente: Daniel Triana, Bienestar Animal.
Colaborador: Ricardo Morales, Bienestar Animal.
Autor: Claudia Mondragón.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Close Menu